Menu

Fcecep


Deprecated: Non-static method JApplicationSite::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/juntospodemos/juntospodemos.co/templates/gk_gamenews/lib/framework/helper.layout.php on line 118

Deprecated: Non-static method JApplicationCms::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/juntospodemos/juntospodemos.co/libraries/cms/application/site.php on line 250

COLUMNISTAS (60)

CALI FLORECIDA

Por: Guillermo Ulloa

La ciudad ha presenciado la belleza natural de la florescencia arbórea del guayacán y gualanday.  Las altas temperaturas de la tradicional época seca, pero en especial este año los extendidos periodos e intensidad de luminosidad de doce horas diarias, permitieron que en esta ocasión su floración fuera pareja en toda la ciudad.

Tuvimos la fortuna de atestiguar la explosión de vida, representada en flores rosadas y blancas, de los guayacanes (Tabebuia rosea), complementada con la flor lila de otra especie arbórea, de típica floración en el mes de Agosto como son los gualanday (Jacaranda mimosifolia).

En redes sociales, las cámaras de nuestros teléfonos inteligentes, captaron imágenes que entusiasmadamente subimos, como sí espontáneamente, se hubiera generado un concurso fotográfico. Cientos de fotografías tomadas a lo largo y ancho de la ciudad documentaron este regalo visual de la naturaleza.  La floración de árboles sembrados en separadores viales, antejardines,  andenes y parques despertaron un excepcional orgullo ciudadano caleño.

Este prodigioso evento de la naturaleza caleña es comparable con la floración de los cerezos japoneses donados hace un siglo por el alcalde de Tokio a la capital norteamericana de Washington y que señalan la llegada de la primavera.  La ciudad celebra el acontecimiento anual con el Festival Nacional de los Cerezos en Flor en el cual se realizan un sinnúmero de actividades culturales, recreativas y deportivas.

La naturaleza nos está señalando cuales son las especies arbóreas típicas caleñas. El DAGMA, autoridad municipal encargada de indicar las especies que se deben sembrar en la ciudad, tiene un derrotero, conjuntamente con paisajistas urbanos, en diseñar un plan maestro de siembra de árboles tropicales típicos de la región.

La ciudad requiere la siembra masiva de 700 mil árboles y recuperación de 170 mil, en estado precario de vitalidad. No podemos seguir cometiendo errores de sembrar cauchos, higuerones o ficus, especies inapropiadas por su vertiginosa estructura radicular y protuberante raíz, cercanos a la estructura peatonal y vial.  Ni sembrar árboles grandes como samanes, caracolíes y ceibas en espacios pequeños inapropiados para su desarrollo en edad madura. Las palmas cubanas, o botella, complementadas con zanconas, wachintonas, datileras, manilas, africanas, de cera, bismarquias, entre otras, son apropiadas para adornar avenidas y espacios cerrados.

Cali debe aprovechar la insuperable, privilegiada y  bendecida naturaleza que El Creador le otorgó para continuar la vocación de ciudad verde latinoamericana. La armoniosa responsabilidad que el entorno nos concedió debe ser fundamental en la responsabilidad eco ambiental de los planes de gobierno de aspirantes y subsecuentes planes de desarrollo.

¿Se requiere vender ISAGEN?

Por: Guillermo Ulloa

El Consejo de Estado dictó medida cautelar suspendiendo la venta del 57.61% de acciones del gobierno en ISAGEN y negó la acción de súplica interpuesta por el Ministerio de Hacienda.  Motiva la decisión en razón a que el Gobierno no ha presentado suficientes argumentos que sustenten que la venta no pone en riesgo el patrimonio público.

A esta iniciativa se unen voces de siete bancadas parlamentarias complementando que el gobierno Nacional no ha realizado una valoración acorde a la realidad del uso de los recursos destinados para financiar los proyectos de infraestructura vial, conocidos como de Cuarta Generación, 4G.

El argumento principal esbozado por el gobierno Santos considera que la rentabilidad histórica de ISAGEN, aproximadamente del 3.5 % anual, podría traducirse en un retorno hipotético superior, al emplear los recursos en vías que mejoren la competitividad del país y generen empleo. Difícilmente calculable la rentabilidad teórica de lo que debe ser una política de estado de dotar de infraestructura vial al país con visión hacia una economía globalizada.

La verdadera razón de la venta es la necesidad del cierre financiero de las concesiones viales.

Los concesionarios privados, apoyados en el estimativo del cierre financiero del proyecto, valoran que el costo de oportunidad del periodo pre operativo de la operación, estimado entre cuatro y ocho años, debe ser apalancado y responsabilidad del estado. Por ello el gobierno y los gremios, especialmente la CCI, consideran indispensable recurrir a la venta de un preciado activo para financiar el periodo muerto del concesionario privado, que una vez superada la etapa pre operativa gozará del retorno a su inversión, a través de peajes, por espacio de veinte a treinta años.

¿Pero acaso una generadora de energía limpia, con visión futurista de reemplazar energía proveniente de recursos fósiles, no es un activo estratégico para la competitividad del país?

Esperamos que los congresistas continúen debatiendo y profundizando diferentes alternativas de financiar la infraestructura vial proyectada, cuya inversión final podría superar los US $ 25,000 millones requiriendo un esfuerzo estatal de aproximadamente US $ 5,000 millones.

Para los sofisticados mercados internacionales de capital esta es una cifra viable que podría obtenerse mediante emisión de títulos del gobierno nacional, a largo plazo, respaldados, no solamente por la solidez de la institucionalidad nacional, sino por la “rentabilidad” esbozada por el gobierno Santos de competitividad, empleo y progreso.

La venta de ISAGEN no debe ser la única propuesta de contrapartida para la locomotora de infraestructura vial.

 ¿Se requiere vender ISAGEN o acaso hay compromisos del gobierno Santos tanto con los potenciales compradores como con los concesionarios preseleccionados?

Horarios y jornadas diferenciales aliviarán el caos vehicular

Por: Guillermo Ulloa

La odiosa medida de incrementar el horario del pico y placa nos hace reflexionar hacia otras alternativas que alivien la congestión vehicular de la ciudad.  Sin desconocer la caótica situación del tránsito, deben buscarse medidas fundamentadas, concertadas y no caprichosas

Iniciar el pico y placa a las 6:00 a.m. es adelantar los trancones una hora, es decir el trancón de las 7:00 a.m. será a las 6:00 a.m. Los horarios de entrada a los planteles educativos, oficinas y sector manufacturero se acomodarán a esta medida y la solución buscada se vuelve inocua.

Mientras el SITM no ofrezca un servicio eficiente, eficaz, con mejores frecuencias difícilmente la población usará el sistema y continuaran fomentando el transporte informal que es la respuesta a la fragilidad estructural del SITM. Sin la terminación y continuidad de las ciclorutas será imposible pretender que el caleño utilice masivamente la bicicleta.

En tanto Cali no desarrolle un Plan estructurado de movilidad a largo plazo seguiremos implementando medidas represivas restringiendo la libre circulación vehicular.

Debemos cambiar costumbres y cultura de la descongestionada ciudad del pasado.

Propongo concertar con los planteles educativos generando horarios diferenciales de entrada y salida. Las universidades, además de cobrar sus parqueaderos, pueden mantener su horario de inicio de clase a las siete de la mañana y los colegios a partir de las nueve.

La Secretaria de Transito debe reglamentar el transporte escolar con proyección a mediano plazo cambiando vehículos con capacidad de 11 pasajeros a buses que triplican su capacidad. Debe incentivarse la creación de sistema de transporte escolar colectivo, prestando servicio integral a toda la comunidad estudiantil, evitando con ello, que cada plantel tenga sus propias e independiente flotas de transporte.

La ciudad debe implementar la jornada continua, en especial prestadoras de servicios financieros, notarias, sector judicial, oficinas públicas, entre otros, con horario de nueve a cinco, diferente al horario manufacturero de ocho a cuatro, espaciando la demanda del transporte y utilización eficiente de la actual infraestructura vial.

Algunos estudios han indicado que existe relación inversa entre las horas de trabajo y los niveles de eficiencia. Holanda es el país con menos jornada laboral equivalente a 1381 horas anuales. Suecia esta experimentado exitosamente la jornada de seis horas diarias fundamentada en la mejor utilización de tecnologías disponible para el sector manufacturero y de servicios. Estados Unidos ha sido pionero en establecer jornadas laborales no presenciales permitiendo el desarrollo normal de actividades productivas remotamente desde el lugar residencial reduciendo la movilidad interurbana.

La creatividad liderada por el Municipio, acompañada de estudios desarrollados por la academia, podrían concluir en modelos de simulación de diferentes escenarios de movilidad, basados en cambios de horarios y jornadas laborales, sin tener que acudir a medidas represivas de libre circulación vehicular.

Plan Vial y de Movilidad; Desafío caleño

Por: Guillermo Ulloa

Abril de 2027.- En la última década, Cali ha duplicado su parque de automóviles y quintuplicado el de motocicletas. Las facilidades de crédito para acceder a su compra, abaratamiento de los precios, un mejor poder adquisitivo y el crecimiento de nuestra clase media son los resultados de este fenómeno nacional. Sí a esta situación complementamos la fragilidad del transporte masivo, en mejorar tanto el servicio como menor tiempo de recorrido, y carencia de un plan vial, Cali, en pocos años padecerá la “bogotanizacion” de su tránsito y movilidad.

Lo primero que requiere y necesita la ciudad, con visión a largo plazo, es un Plan Integrado Vial y de Movilidad. Por esa razón observamos obras puntuales convertidas en desarrollo sin planificación.  Las 21 Megaobras de la administración anterior, entredichas por el actual Secretario de Infraestructura, quien considera no eran prioritarias, afirma nuestra apreciación.

Si no se tiene un Plan Vial estructurado, fundamentado en un Plan de Movilidad, basado en el principio del origen y destino de la ciudadanía la ciudad seguirá colapsando año tras año.

Los actuales corredores troncales del SITM requieren, al igual que el ente rector METROCALI, una reingeniería. Deben rediseñarse y reconstruirse algunas vías empleando hundimientos de sus calzadas, con lo cual se optimiza su tiempo de recorrido y mejor fluidez para las demás modalidades que cruzan sus corredores. METROCALI, debe cambiar su mentalidad de contratante de obra pública convirtiéndose en cerebro de logística de movilidad de pasajeros.

El SITM debe procurar alejarse de la maraña de vías compartidas, que interactúan con el pesado y lento tráfico de la ciudad. En este sentido es plausible la iniciativa de convertir algunos corredores exclusivos sobre algunas vías principales. Sin embargo ceder a favor del MIO espacio vial reduce la movilidad del trafico que hoy emplea su capacidad plena, a menos que puedan adecuarse vías paralelas para el tránsito de vehículos livianos, motocicletas y taxis.

Esto debe formar parte del complementario plan maestro de movilidad de ciudad, complementado con semaforizaciòn inteligente, empleando tecnología de punta para realizar las simulaciones, antes que convertir la ciudad en un laboratorio experimental.

Cali ha desaprovechado el actual corredor férreo como parte fundamental de la solución a la movilidad.

Hipotéticamente, los 43 kilómetros entre Jamundi, ciudad dormitorio y Yumbo, ciudadela industrial, que hoy requieren mínimo dos horas en su trayecto pueden convertirse en un recorrido menor a una hora, con pocas paradas en estaciones intermedias a su paso por la ciudad. Igual sucedería con el trayecto hacia Palmira, donde actualmente opera el tren de carga.

Soluciones lógicas para el “trancón” caleño existen sin optar por mecanismos represivos como aumentar el pico y placa, disminuir la velocidad máxima permitida y reducir espacio vial al actual parque automotor. 

Autoridad, Movilidad, Oportunidad y Respeto es lo que requiere la ciudad.

 

El estado de derecho y la inversión pública municipal

Por: Guillermo Ulloa

Colombia es un estado social de derecho declarado constitucionalmente en su carta magna de 1991. El principio fundamental democrático, participativo y pluralista se basa en el respeto de la dignidad humana, el trabajo, la solidaridad de sus integrantes y la prevalencia del interés general.

Su obligación primordial es acabar con la desigualdad mediante la búsqueda de equidad social, inclusión, igualdad y derechos económicos y sociales. La distribución de la riqueza se logra a través de los impuestos, contribuciones y tributos trasladándolos en inversión social en programas de fortalecimiento en salud, educación, vivienda, infraestructura, servicios públicos contribuyendo al desarrollo económico equitativo, armónico y equilibrado de la población.

Los municipios colombianos, y Cali no es excepción, tiene la obligación de invertir los tributos aportados por sus contribuyentes en diversos programas anualizados buscando al final del ejercicio fiscal un equilibrio entre sus ingresos y egresos.

El Plan de Desarrollo, derivado del Programa de Gobierno del alcalde, es el instrumento de planificación de estrategias gubernamentales y articula las acciones públicas para el logro de los fines del Estado. A través de él se asignan y priorizan los recursos del Plan de Inversiones. Al final de cada periodo se mide la efectividad de cada programa, pero quizás lo más importante, el cumplimiento de la inversión pública en su conjunto.

Con preocupación se observa que terminando el primer trimestre del año electoral, castigado por la imposibilidad de contratación dando aplicabilidad a la ley de garantías, no se vislumbra con claridad la ejecución de los programas de inversión social municipal contemplados en el Plan Operativo Anual de Inversiones.

Triste sería no realizar la inversión social pública que la población demanda, dejando en caja, para utilización en vigencias futuras, recursos que el contribuyente caleño, con gran esfuerzo, está pagando, a partir de este mes.

La eficiencia y efectividad del aparato municipal se pone a prueba en los próximos tres meses, previo a la ley de garantías, con el fin de establecer los cronogramas de ejecución de los programas prioritarios en cada una de las dependencias.

La administración municipal tiene el inmenso reto y desafío de invertir prudente, sigilosa y adecuadamente el histórico presupuesto de $ 2.5 billones, prioritariamente en programas de educación y salud, cerrando la brecha de inequidad, cohesión social y desarrollo económico. 

Igual compromiso histórico adquiere el Concejo Municipal ocupándose del estricto y vigilante control político sobre la mayor partida presupuestal aprobada por ese cuerpo colegiado, además de la especial responsabilidad adquirida cuando otorgaron facultades al alcalde para traslados presupuestales equivalentes hasta el 20% del presupuesto, o sea $ 500 mil millones. Transparencia, pulcritud y claridad se espera del actuar de los elegidos democráticamente.

 

Improvisación en movilidad y planificación

 

Por: Guillermo Ulloa

La Secretaria de Transito en afán protagónico de mostrar soluciones a los nudos gordianos que se presentan en razón al desbordado incremento del parque automotor de vehículos y motocicletas particulares acudirá a algunos laboratorios experimentales de descongestión.

Para aliviar el flujo del Oeste, que en horas pico, se presenta en la intersección de la Carrera 4ª, diagonal al Hotel Intercontinental, en sentido oeste-norte, se pretende ampliar en un solo sentido, en frente de la Iglesia Cristo Redentor, el carril para entregar a la Avenida Colombia.  Se complementa el laboratorio, en sentido inverso, utilizando la Carrera 3ª, girando a la izquierda en la Calle 2 Oeste en un solo sentido, entregando a la Avenida Circunvalar.

Muy seguramente el efecto del mayor flujo creado en sentido oeste-norte concluirá en inmenso obstáculo al congestionado túnel de la Avenida Colombia, que mantiene limitado su velocidad a 50 kph, cuando la lógica es aumentar a 60 kph. En sentido contrario se creará un embudo en el cruce de entrega a la Circunvalar, cuando la capacidad de ancho de dos carriles debe reducirse a un solo carril, en complicada y empinada curva donde la pericia del conductor se pone a prueba, generando situaciones de alta accidentalidad.

Otra improvisada solución, en menoscabo del flujo vehicular para dar prioridad al flujo peatonal del centro hacia la Avenida Sexta y el barrio San Antonio, es la eliminación de los puentes peatonales de la Avenida 2ª Norte con Calle 12, en frente del Cam y el de la Calle 5ª con Carrera 6ª, en frente del edificio de Fenalco, reemplazándolos por pasos pompeyanos sobre estas congestionadas vías.

La disminución de la velocidad de los automóviles al detenerse frente a los pompeyanos tiene implicaciones de generación de mayores trancones. Genera impacto negativo medioambiental, como lo destaca Camilo Gómez E., quien calcula se adicionan 400 tons/año en emisiones contaminantes, en detrimento de la frágil huella de carbono de la ciudad.

Soluciones de envergadura requiere la ciudad ante la caótica crecida del parque automotor.

No se puede seguir improvisando sobre situaciones coyunturales focalizadas cuando lo estructural es inexistente. El Plan de Ordenamiento Territorial careció de visión de largo plazo en formular soluciones de desarrollo planificado. Delegó, acomodando intereses particulares, a las Asociaciones Publico Privadas, encargándolas no solamente de ser ejecutores, sino planificadores.

La falta de un plan vial integral, con visión mínima de veinte años, es parte de la solución. El Plan Integral de Movilidad Urbana, PIMU, se detuvo en soluciones de movilidad peatonal hacia y desde el centro. La planificación articulada de Metrocali, Transito, Infraestructura y Dagma merece una reestructuración organizacional que permita un solo ente planificador en vez de cuatro y la externa GIP, adscrita a la Cámara de Comercio, para un uniforme desarrollo. 

La ciudad merece y su población exige un concepto dinámico y moderno de planeación digno de una urbe del siglo XXI cuya población, en cuatro lustros,  se acercará a cinco millones.

 

Intereses Privatizadores

 

Por: Guillermo Ulloa

Cuando la administración municipal canceló el polémico contrato de tercerización del recaudo de impuestos municipales a cargo de una empresa privada la población aplaudió y celebró la iniciativa en defensa de la gestión pública por encima de los intereses privados.

Se demostró que empleando métodos administrativos modernos eficientes el estado tiene la capacidad de ofrecer, en iguales condiciones, excelentes resultados. Complementariamente con la actualización catastral el tributo de los caleños ha tenido un comportamiento registrando crecimientos anuales del 25%.

Los recaudos históricos han logrado que los recursos de libre destinación, proyectados para inversión social pasen de $ 128 mil millones en el 2012 a $ 540 mil millones en el presente año.

Esta iniciativa que demuestra la responsabilidad en defensa de la gestión pública contrasta con los pronunciamientos de la misma administración, que en el ocaso de su periodo, deja en ejecución tres proyectos, concesionados al sector privado, con gravámenes para la comunidad.

La administración municipal ha propuesto que los proyectos de mayor envergadura en infraestructura vial, el plan maestro del sur y el anillo vial interno, se ejecuten bajo la figura de Asociación Publico Privada, concesionando el cobro de peajes. Para la obra del anillo vial interno, CINTRA, filial de Ferrovial-España, con amplia experiencia en concesiones viales ha mostrado su interés en participar en la obra cuyo presupuesto inicial es de $1.3 billones. SAINC, firma caleña, viene adelantando los estudios de pre factibilidad para el plan maestro del sur cuyo valor inicial se estima en $ 700,000 millones.

La manifestación del Secretario de Infraestructura en el sentido “. . . que el Municipio no tiene recursos para estos grandes proyectos y la gente no quiere que le apliquen más valorización” además de ilógica demuestra actitud facilista privatizadora. El sector financiero está ávido de proyectos con cargo a la capacidad de tributación del municipio a largo plazo.

¿Por qué no se acude a esta figura, manteniendo la esencia de la obligación del estado a favor del contribuyente, sin privatizar su obligación de responder por el creciente flujo vehicular?

Por otro lado, el DAGMA anuncia que entregará en concesión a los prestadores del servicio de aseo, la responsabilidad del mantenimiento de las zonas verde con incremento de la tarifa de aseo, a partir del próximo año. El DAGMA, por su incapacidad operativa, ha contratado el servicio con privados, empleando los recursos de la sobretasa ambiental que los caleños cancelan con el impuesto predial.  ¿Por qué en esta ocasión se acude a un nuevo gravamen a cargo del contribuyente? ¿Cómo puede cobrarse el mantenimiento de zonas verdes, en la factura de aseo, en algunas comunas donde prácticamente es inexistente el espacio público? 

La injusticia social que aplica la actual administración, favoreciendo intereses privatizadores, a cargo de la población indefensa y desprotegida, dista de los candidatos que pregonaron, en campaña, equilibrio social, defensa de lo público, equidad, dignidad y bienestar poblacional.

Iniciativas inconclusas de la administración municipal

Por: Guillermo Ulloa

Quizás la iniciativa inconclusa de mayor proyección regional es el estancamiento en la formulación del Plan de Ordenamiento Regional, conocido como G-11.

Una plataforma sencilla, dinamizadora, coherente con los planes de ordenamiento municipal articulando la visión de región competitiva a largo plazo es imperativo para su desarrollo.

La globalización de los mercados internacionales, alianzas comerciales, tratados de libre comercio, en especial la Alianza del Pacifico, son procesos que deben aprovecharse regionalmente. De lo contrario la inversión buscará terrenos más fértiles en otras regiones nacionales, como Antioquia, la Costa Atlántica o el centro del país.

Lamentablemente la estrategia de asociatividad de los municipios del sur del Departamento y Buenaventura, representando el 50% del territorio, 76% de la población y 80% del Producto Interno Bruto[1] llegó a las agitadas aguas turbulentas de la politiquería y empezó a naufragar.

La miopía y egoísmo de nuestra dirigencia, en vez de objetar algunas inversiones previstas, dando continuidad a las más importantes, negó la posibilidad de acceder a la financiación, a través de recursos de regalías, detonante principal para iniciar la oportunidad.

Debe ejercer el alcalde de Cali como el gran articulador de la iniciativa. Comprometer la dirigencia política en proyectos de largo alcance, alejándolos de la visión cortoplacista electoral, es el reto más importante antes que el proyecto se empiece a debatir, polarizar y obstaculizar en campañas electorales de los 11 municipios beneficiados.

Coherente con el G11 es la movilidad regional. Infortunadamente las iniciativas tripartitas de Nación, Departamento y Municipio en corredores tan importantes como Cali-Jamundi, Cali- Candelaria y Cali-Puerto Tejada no se dieron. Igual importancia son terminales de cabeceras que integren los sistemas urbanos de transporte masivo con la red intermunicipal.

Pensar en dar solución al tráfico, a través del sistema de concesiones viales o asociaciones publico privadas, como principal alternativa es un error conceptual.

Las intersecciones  y ampliaciones viales que conectan Cali con el sur, con la vía al Mar y el oriente del departamento deben ser acometidas con recursos de la Nación, a través de regalías.

Esta inconclusa iniciativa de infraestructura vial había sido formulada estratégicamente en el Contrato-Plan. (Instrumento en articulación de recursos y acciones entre los distintos niveles de gobierno, permitiendo acuerdo de voluntades entre Nación y entidades territoriales.) 

Tímidamente, en el proyecto de renovación urbana del Corredor Verde, se menciona la utilización del corredor férreo con un tren de cercanías. Esta iniciativa fortalece y consolida la movilidad entre las poblaciones servidas por el corredor férreo; Jamundí, Palmira, Yumbo, La Cumbre, Dagua, Buenaventura y el epicentro regional de Cali. Aún hay tiempo y disposición, Sr. Alcalde, para consolidar estos visionarios proyectos.

MAL COMIENZO DEL FINAL DEL PERIODO DEL ALCALDE (I)

Por: Guillermo Ulloa

Con el sol a sus espaldas y en el ocaso del gobierno, el médico Guerrero ha comenzado mal su último año de gobierno.

En las últimas mediciones de gestión y favorabilidad de Alcaldes obtiene la puntuación más baja entre  las grandes capitales del país. Difícil tarea tiene para mejorar su posicionamiento.

Si quisiera contrarrestar dinamizando la ejecución presupuestal la ley de garantías, que regirá a partir del segundo semestre del actual año electoral, frena la contratación, impidiendo mostrar obras en los escasos 150 días de ejecución contractual. Concluido este periodo en Octubre, con nuevo alcalde electo, difícilmente podrá iniciar nuevos procesos contractuales.

El proyecto de mayor impacto medioambiental y protección de la ciudad contra desbordamientos, interviniendo el jarillòn del rio Cauca reubicando aproximadamente 6700 residencias, ha encontrado tierra fértil en los juzgados suspendiendo el proceso mediante fallos adversos a la necesidad ciudadana. Los recursos aportados por la nación en cuantía de $ 800 mil millones están en riesgo por la no ejecución del proyecto.

Similar situación se presenta con en el ambicioso mega proyecto de renovación urbana “Ciudad Paraíso”, comenzado en la anterior administración. Una comunidad indígena, aprovechada por habilidoso abogado, ha logrado dificultar el proceso de reubicación provisional frenando el inicio de la construcción de la estación central del SITM, nuevas instalaciones de la Fiscalía, centro comercial y edificios residenciales.

La imperativa socialización de ambos procesos de reubicación debe ir acompañada de una ofensiva jurídica con el fin de dar continuidad en el tiempo restante del año.

Las 60,000 soluciones de vivienda ofrecidas en campaña solo serán ejecutadas en un 10%, dejando un cuantioso, desastroso y acumulado déficit habitacional. Esta situación incentiva la proliferación de asentamientos subnormales con el negativo impacto en la demanda de servicios públicos, deficiente infraestructura e incremento de informalidad e inseguridad. El mega proyecto de Ciudadela Calida, en el oriente de la ciudad, esta aun sin despegar, pese a las buenas intenciones de la administración.

Dejará a su sucesor el nudo gordiano del inconcluso paquete de mega obras y consecuentes líos jurídicos y presupuestales. Pendientes quedaran la prolongación de la circunvalar del sur, ampliación de la Carrera 80, Vía a La Paz, puentes sobre la Autopista Sur Oriental, Carrera 80, Simón Bolívar con Calle 100, la entrada de la Portada al mar, entre otras.

La mal llamada “segunda fase” solamente se ha iniciado con la construcción de la solución vial de la Carrera Primera con Avenida Ciudad de Cali, pero desafortunadamente, la improvisación, imprevisión y falta de planificación oportuna en reubicación de redes retrasará la entrega de la obra prevista dentro del periodo del actual alcalde.

El proyecto del Parque Rio Cali sufrió un impactante revés. Ante la falta de garantías ofrecidas, al proceso licitatorio no se presentaron proponentes, declarándose desierto el concurso. 

Espere en segunda entrega, la continuación del resto de obras y proyectos inconclusos.

¿PEAJES PARA SOLUCIONAR EL CAOS VEHICULAR DEL SUR?

 

 

Por: Guillermo Ulloa

Con gran despliegue mediático la administración municipal ha presentado un megaproyecto estimado en $ 460 mil millones de inversión denominado plan maestro del sur de Cali. En él se contemplan algunas de las obras necesarias para dar fluidez al pesado tráfico actual que circula en las pocas vías del sur, especialmente en horas pico. Es una iniciativa importante que requiere la ciudad con el fin de modernizar su arcaico, obsoleto y anti técnico plan vial.

Se proyecta financiar a través de la figura de una Asociación Publico Privada, en la cual el inversionista aporta el valor del proyecto y mediante peajes urbanos recupera su inversión.

Aunque la concesión contempla plazo entre 25 y 30 años, es imposible prever futuras inversiones y sobrecostos en infraestructura que requerirá la expansión del sur, futuros desarrollos comerciales, industriales, de servicios y residenciales en ambas márgenes de la vía al sur sumado al proceso de conurbación de Jamundi y municipios del norte del Cauca. Sencillamente implicaría extensiones del plazo inicial a cincuenta o más años.

Algunas obras que se entregarían a la APP, en estructuración por una firma extranjera, fueron cobradas a través de contribución por valorización y otras corresponden a vías nacionales.  Se expone e incurre en presuntos escenarios jurídicos y judiciales dolosos de largo alcance.

La administración municipal comete un censurable episodio de desequilibrio e injusticia con sus contribuyentes, desconociendo el derecho ciudadano de emplear sus aportes tributarios dotando responsablemente de una adecuada infraestructura vial a su entorno.

La circunvalar del sur, también cobrada por contribución de valorización, obra paralizada desde hace años, es integral a la solución del sur de la ciudad. Su terminación entregaría una alternativa paralela a la actual congestionada Calle 5ª. Igual solución paralela aportaría la continuación de la Avenida Ciudad de Cali, desde la Carrera 50 hasta la vía a Puerto Tejada, construyendo el puente sobre el Rio Meléndez. Se descongestiona la Avenida Simón Bolívar brindando alternativa vial a los nuevos residentes de la comuna 17, de los barrios Caney, Valle del Lili, Metropolili, Bochalema, entre otros. Debe integrarse el corredor férreo a un eficiente, ágil y rápido Sistema de Transporte Masivo incentivando usuarios que utilizan el automóvil.

Es un atropello para los residentes de las comunas 17,19,22 y población estudiantil, aportantes del 60% del impuesto predial y de rodamiento de vehículos particulares registrados en la ciudad pagar con peajes una mega obra de responsabilidad de ciudad.

Las obras deben ser ejecutadas con recursos propios, aportados por el mayor valor fiscal consecuencia de la actualización catastral, durante los próximos cinco años sin que ello implique desequilibrio presupuestal alguno. 

El silencio ensordecedor de la comunidad es cómplice del facilismo de la actual administración municipal, que favorece el interés del concesionario privado, en modelos de desarrollo sin planificación que contrasta con un positivo marco fiscal municipal. Es hora de manifestar nuestra protesta ciudadana antes que el exabrupto se consolide.